¿Somos las Mujeres, igual que los Hombres, Analfabetas Relacionales?

En la hermosa isla de Puerto Rico me levanto temprano para ensayar mi espectáculo TODO SOBRE EL AMOR, y como siempre pongo DESPIERTA AMERICA, mientras me cambio. Vaya sorpresa que me lleve. Estaban hablando sobre una canción que había sacado alguien en California (no pude saber más, ya que el segmento había empezado) en la que una esposa le pedía a su marido que le diera SOLO UNA NOCHE con otro hombre, que al igual que le decía él a ella, no sería nada importante, ni siquiera le gustaba… Lo que me preocupo no fue eso, sino la reacción de muchas mujeres a las que se les pregunto que opinaban sobre esa canción. Todas dijeron que si, que ya era hora de que ellas pudieran disfrutar, como los hombres, de solo una noche con otro, total ellos lo habían hecho varias veces. Sencillamente, no estoy de acuerdo. ¿Qué logramos las mujeres haciendo los mismos disparates que los hombres? ¿Se obtiene algo cuando devolvemos engaño con engaño y traición con traición?  ¿Debemos pagar la deslealtad con deslealtad?

Bajo ningún concepto aplaudo la conducta masculina de infidelidades y abusos, pero también bajo ningún concepto puedo aplaudir esta conducta que cada día se extiende más, las mujeres queremos pasar factura a los hombres por algo que le permitimos y de lo cual hemos sido responsables en gran parte. Nuestro miedo a enfrentar la vida sola, el no habernos preparado profesionalmente, nos convierte en esclavas de esta situación…en la cual tenemos nuestra cuota de responsabilidad. LA DEPENDENCIA FOMENTA EL ABUSO. Hay que tomar las riendas de nuestra vida, para poder tener una relación de iguales con los hombres.

Este tipo de reacción no es digno de adultos que tiene hijos a los que le sirven de ejemplo, al menos que quieran perpetuar el fracaso en las parejas. Es de personas brillantes, aprender de los errores de los demás para no cometerlos. Nuestros hijos tendrán una relación de pareja estable, solo si nosotros logramos tener una relación de pareja funcional. Esa es una responsabilidad muy grande, con la que no se debe jugar…ese juego nos pasa factura en la vida, cuando más necesitamos compañía y afecto en la vejez.

Hoy me entere de la muerte de un amigo, solo en su casa, lo vinieron a descubrir varios días después. A pesar de haberse casado y tenido hijos, murió solo. Nunca pudo lograr una relación aceptable con sus hijos ni su esposa. Mi consulta me confirma cada día más que este tipo de comportamiento solo lleva a un lugar al cual todos tememos y  todos conocemos, LA SOLEDAD.

La mujer moderna no debe permitir este tipo de engaños y deslealtades a sus esposos, si no puede sola, entonces debe buscar ayuda profesional para superarse y resolver los temas no resueltos de su niñez que la llevan a ese callejón sin salida. Aplicar la ley del ojo por ojo y diente por diente, es solo hacerse daño y dañar a los que ella más ama: sus hijos.

El matrimonio es algo SOLO PARA ADULTOS, tristemente muchos hombres nunca llegan a ser adultos, no nos pongamos nosotras en ese lugar. Si un hombre le es infiel, exíjale buscar ayuda profesional para parar este fenómeno, admita su parte de responsabilidad, ya que cuando dos NO están bien cabe un tercero. Si no acepta buscar ayuda, si sigue en ese comportamiento, déjelo…sino puede sola vaya a terapia, SE PUEDE!

¿Debemos Arrepentirnos del Feminismo?

Estando un tanto enfermita estoy en mi cama y prendo el televisor, veo una discusión en un programa matutino que me deja boquiabierta, se está planteando con dos expertos en salud mental, un psicólogo y una sexóloga, si se debe condenar el feminismo y culparlo de los problemas actuales que tienen las familias y las parejas…el psicólogo llega al colmo de afirmar que es el feminismo el único responsable del divorcio, de la violencia y los problemas de los niños y de la pareja.  La sexóloga se defiende, lo que puede…tristemente AMBOS dejan bien claro que no saben mucho sobre lo que es diferencia de género, cómo se ha construido y afectado la familia, la pareja y la sociedad. Parece imposible que un tema tan importante, el origen de la mayoría de los problemas de violencia, de la depresión femenina, de los trastornos de pareja y un gran y preocupante etc. sea tan ignorado en su profundidad.

Hoy  hablamos de liberación masculina, porque el hombre moderno esta perdido, no sabe a dónde dirigirse, como actuar, NO SABE LO QUE SIGNIFICA SER HOMBRE en esta época. La antigua mujer cambio, ya no somos como nuestras abuelas, gracias a la revolución que armaron las feminista. Pero esa nueva mujer necesita un nuevo hombre…que no aparece, que no está, que ningún movimiento preparo, y eso no es SOLO responsabilidad de la revolución feminista. Esa revolución masculina la tienen que hacer los hombres, aunque a nosotros nos toque, de nuevo, educarlos.

No es cierto que los divorcios y el deterioro familiar se deban a que las mujeres ya no son las mismas. No es cierto que las mujeres deban regresar a ser SOLO madres para que la sociedad funcione y tampoco es cierto que si las madres cuidaran sus hijos el caos que es hoy nuestra sociedad, volvería a ser lo deseado por todos. Esa es una forma simplista de ver un asunto muy complicado. ¿Quién dijo que SOLO las mujeres debemos criar nuestros hijos? ¿Quién dijo que el espacio externo, o sea, la política, el arte, los negocios, los conocimientos, etc. sean un universo exclusivamente masculino? ¿Cuándo la sociedad entenderá que criar a los hijos es una responsabilidad de todos, no solo de las mujeres? Tenemos que maternizar a la sociedad y desmaternizar a las mujeres. Acepto y se, que los primeros años de un niño son muy importantes y que la relación con su madre es fundamental, pero no puedo aceptar que las empresas que gastan tanto dinero en disparates, no tengan guarderías en donde las madres puedan tener a sus hijos y lactarlos, cuidarlos, verlos, varias veces al día.

Las relaciones injustas entre el hombre y la mujer son las responsables de este caos y como decíamos en un artículo anterior:

“No se puede ser permisivo ni indiferente frente a una conducta violenta, ya que es un delito que atenta contra la salud y los derechos humanos. Aun existen personas que ante la violencia hablan de paciencia y sacrificio, sobre todo si son mujeres quienes la sufren, pensando en los estereotipos femeninos, perdiendo de vista que la salud y la vida está en peligro.  En el cuadro de Violencia Conyugal el primer paso no es el problema conyugal sino  poner a salvo y proteger a la mujer y a los/as hijos/as. Trabajar con el marido violento y una vez logrado el cambio, reunificar la familia, cuando no haya peligro para ella y sus hijos. Las víctimas de Violencia Familiar quedan atrapadas en un ciclo de violencia, se sienten impotentes y creen que han perdido el control sobre sus vidas. Pero todos somos poderosos y con ayuda, se puede lograr el cambio”

Necesitaríamos muchas páginas para lograr analizar un asunto tan complejo, hay que leer sobre esto y AMBOS, hombres y mujeres, entender que nos necesitamos y debemos  tener relaciones justas y armoniosas, cosa imposible sin un nuevo masculino. ¿Quién comienza la revolución masculina?