La Pareja, una Relación Emocional

Cada ser humano que pisa el planeta tierra tiene temas emocionales no resueltos. No importa si es psicólogo, psiquiatra, cura, monja, famoso, rico o pobre. Estos temas emocionales NO RESUELTOS se producen en nuestras familias de origen. Pero ¿qué son temas emocionales no resueltos? Es simple, son respuestas emocionales del presente influenciadas o marcadas, por experiencias de nuestro pasado. Por ejemplo: Si mi mama maltrataba a mi papa con frecuencia, vivían peleando, ella no lo respetaba, era muy independiente, lo insultaba, lo agredía y esto era algo más o menos constante, indudablemente mi elección de pareja en el futuro estará marcada por esta situación. Si crecí en ese ambiente y soy un hombre, es muy posible que me enamore de una  mujer peleona, independiente como mama…pero a la vez, rechace esa conducta en las mujeres. Es como si quisiera “rescatar” a papa usando mi propio matrimonio. Otros dirían, que es una forma de ser “leal” a papa, al no permitirme ser más feliz de lo que él fue en su relación. De hecho es sumamente difícil, por no decir imposible, que tengamos una relación mejor que las de nuestros padres, por una cuestión de LEALTAD. Mucho más cuando nuestro padre nos ha dicho, que no deja a mama….por nosotros.

En buen español, buscamos una compañera que nos ayude, que nos permita con su conducta, completar emocionalmente aquello que no ha podido ser completado, terminado, cerrado, en nuestra propia familia de origen. Si mi padre fue alcohólico, me enamoro una y otra vez de un alcohólico para ver si puedo “rescatarlo” ya que no pude salvar o rescatar a mi padre. De hecho, nuestra pareja la elegimos para SALVAR, RESCATAR, CASTIGAR O IMITAR A PAPA Y MAMA. Ese es un tema no resuelto de la niñez, son respuestas emocionales en el presente marcadas por asuntos emocionales no resueltos y que nos marcaron en la niñez.

También es la pareja, los hijos, los amigos íntimos, los padres y hermanos, quienes pagan LA FACTURA que pasamos aun sin querer,  de temas no resueltos de nuestra familia de origen. En ellos proyectamos ciertos temas, tales como lealtad, apego y separación que arrastramos  y con los cuales no hemos podido hacer las paces, no lo hemos podido resolver. Si sentí rabia y dolor por el abandono de papa o de mama, se lo cobrare a mi pareja o a mis hijos, si sentí celos por la preferencia que existía con un hermano, demandare atención desmedida de los que amo, si aprendí a rescatar a mis hermanos o padres, es muy posible que siga “rescatando” a mis amigos, mis parejas, mis hijos, etc. Y como no podemos dar a otros o que emocionalmente no tenemos, es bien difícil dar lo que no hemos recibido de nuestras familias. Si me crié en una familia distante, será casi imposible que exprese afecto.

Lo más preocupante es que: “No somos capaces de intimar adecuada y profundamente con nuestro compañera hasta que no hayamos trabajado con nuestros temas emocionales no resueltos”.

Resumen:

Estamos condenados a repetir lo que no hemos sanado EMOCIONALMENTE de nuestro pasado, eso es lo que llamamos TEMAS EMOCIONALES NO RESUELTOS DE LA NINEZ.

Hasta no cerrar, resolver, estos asuntos emocionales, lo repetiremos en nuestras relaciones más cercanas, como pareja, hijos, familiares cercanos.

Nadie puede dar lo que no tiene, por lo que estos temas emocionales no resueltos nos persiguen y nos impiden tener una relación funcional, emocionalmente hablando, convirtiéndonos en paralíticos emocionales, incapaces de establecer verdadera intimidad y relaciones significativas funcionales.

Anuncios

Jugando con Fuego

Para que una pareja funcione es esencial que exista confianza, Walter Riso habla en su libro “JUGANDO CON FUEGO”, de LA PERDIDA DE LA CONFIANZA BASICA:

Cada vez que amamos nos volvemos vulnerables y por tanto podemos realmente salir con EL CORAZON PARTIO. Cuando amamos fácilmente nos pueden herir, dañar, es como lanzarnos al vacío. Lo sabemos, por eso la relación de pareja es la más deseada… y la más temida a la vez. Abrirme al otro, entregarme y estar tranquilo y hasta cierto punto seguro, es lo que llama Riso  CONFIANZA BASICA, sólo se puede alcanzar cuando se cumplen estos cuatro criterios fundamentales:

A) Estarás ahí cuando te necesite.

B) Me protegerás cuando sea necesario hacerlo.

C) Serás sincero en lo fundamental.

D) Nunca, y bajo ninguna circunstancia, me harás daño intencionalmente.

A pesar de que el amor es un milagro y no lo debemos dejar escapar, nos preocupa la posibilidad de perderlo y sufrir. Si no nos arriesgamos a sufrir, tampoco podremos disfrutar las maravillas de amar. Uno de los más grandes temores es el miedo a ser abandonados, por tanto, separados, de ese ser amado.

Todos podemos ser infieles, todos estamos a riesgo. Pero con frecuencia sufrimos serias decepciones porque cometemos ciertos errores al pedir a la pareja lo que no puede dar, entre esos conceptos erróneos acerca del amor  y de lo que nos puede dar, se encuentran:

a)  Magnificación del amor y de las convicciones ético-religiosas como factor protector (“El amor todo puede” y “Mi compromiso es eterno”);

b)  Sobrestimación de las capacidades de autocontrol. “Nada me hará retroceder”

c) Como consecuencia de los anteriores, una baja en la vigilancia y la atención sobre eventos potencialmente peligrosos que nos pueden llevar a la infidelidad (por ejemplo, hombres atractivos/tiernos/amables).

Si de verdad queremos mantenernos seguros y no jugar con fuego, sepa que su autocontrol lo puede traicionar, que el amor no lo puede todo y que hay que llenar la necesidades del ser amado (amor, compresión y cuidado) si no queremos exponernos o exponerlo, a jugar con fuego.

Resumen:

Cada vez que amamos nos volvemos vulnerables y por tanto podemos realmente salir con EL CORAZON PARTIO.

Abrirme al otro, entregarme y estar tranquilo y hasta cierto punto seguro, es lo que llama Riso  CONFIANZA BASICA.

A) Estarás ahí cuando te necesite.

B) Me protegerás cuando sea necesario hacerlo.

C) Serás sincero en lo fundamental.

D) Nunca, y bajo ninguna circunstancia, me harás daño intencionalmente.

Violencia y Control

“El objetivo del que ejerce violencia es anular el conflicto y controlar al otro por vía del maltrato, devenido en técnica de dominación” Jacobson, 1993

Estuve en Santo Domingo, República Dominicana, tomando un entrenamiento con el Dr. Jorge Corsi, considerado una eminencia en el campo de la violencia. Fue una grata experiencia que voy a compartir con ustedes.

No es nada nuevo que la violencia nos arropa y que la violencia domestica, la violencia intrafamiliar, ha ido aumentando de forma preocupante en el mundo entero. ¿Qué origina este aumento? ¿Es violencia lo mismo que agresividad? ¿Qué podemos hacer para pararla?

El área jurídica tiene una visión relacionada con la  regulación que en cada país se le da al problema. Los que vienen de la psicología, les interesa como sacar a la gente de ahí y porque llegan y se mantiene allí. Ni lo jurídico ni lo psicológico rígidamente es sano, dando una visión unilateral del asunto. Hay que tener en cuenta las diversas dimensiones que el problema tiene. Existen 3 grandes perspectivas:

Derechos humanos y este tema.

Organización mundial de la salud: la violencia domestica es un serio problema de salud pública, ya que afecta lo psicológico, lo físico, etc. La población más vulnerable son los niños, los ancianos, las mujeres.

Problema de seguridad ciudadana en el espacio público y en el privado. No solamente en el ámbito público, por años esa era la única que nos preocupaba, de ahí que aun hoy mucha gente dice: eso es problema de nosotros, no se meta. Antes la violencia se detenía en lo público, hoy no, ya no se detiene en la puerta de las casas. Es responsabilidad de todos cuando un niño es abusado sexualmente o es golpeado.  Si usted lo ve y no hace nada ni lo denuncia, puede ser juzgado como cómplice. “Una sociedad que no defiende a sus viejos ni a sus niños, no debe ser llamada sociedad”

No es solo un problema psicológico, social, o de seguridad ciudadana, lo incluye a todo. Afecta profundamente la familia, la estabilidad emocional de los niños y su futura salud mental. Destruye la relación de la pareja, marcando a los que están envueltos en ella.

¿Cuando hablamos de violencia de que estamos hablando? a veces creemos que sabemos y no es así. Muchos elementos influyen en lo que es violencia, uno de ellos son los daños visibles e invisibles. Se ve o no se ve en el cuerpo. Lo visible podría ser una lesión física que se pueda registrar, golpes, moretones, cortadas, lesiones, fracturas, etc. Esto sana con el tiempo, pero no olvide que toda lesión física conlleva una psicológica. Las lesiones psicológicas son para toda la vida y nos marcan para siempre.

Los que trabajamos con violencia domestica tenemos que luchar para que se tome conciencia de la importancia de los daños invisibles, trabajar para que no se nos escape la percepción de lo daños invisibles. Dentro de estos no están  solo el daño psicológico, incluye también el daño social y su amplitud. Ejemplos: Personas que se ven incapacitadas para el trabajo, para futuras relaciones afectivas, etc. (Corsi  considera esto como un daño social).

Todos somos responsables de la violencia, todos debemos pararla, denunciarla. Todos. Las consecuencias para nuestros hijos y nietos son terribles. ¿Qué va a hacer usted a partir de ahora, para luchar contra la violencia? Píenselo, comience por ser menos violento.

Triángulos Amorosos, ¿Quién es el culpable?

Odio la palabra culpa, pido perdón por usarla hoy. Lo hago para captar la atención de ustedes. Los humanos somos expertos en buscar culpables, amamos ese jueguito que solo logra  “ver la paja del ojo ajeno y no ver la viga del nuestro” Así siempre “los otros”  y solo los otros, son culpables de los que nos pasa.

Cuando una paciente se sienta frente a mi destrozada porque su  marido la engañó, o cuando un hombre llega a mi consultorio destruido, sin ánimo ni de caminar,  por la misma razón, ambos buscan que yo les diga algo parecido a esto: su pareja es un demonio, un desgraciado y es el UNICO culpable de todo….grave error. Cuando hay una aventura amorosa, AMBOS tienen que asumir cierta responsabilidad.

No quiere esto decir que quien engaña es un angelito con alas, que no fue desleal, que no traiciono, hirió y abuso emocionalmente de su pareja. Dios me libre de alabar tal conducta o ponerla como una tontería, no. La infidelidad duele, hace daño. Tanto a los que sufren sus consecuencias…como a quienes disfrutan su locura. Como dice la canción: en una relación de tres nadie sale ganando o sea, siempre TODOS salen perdiendo.

Lo que deseo es comunicar que nuestra conducta está motivada por la de los demás y a su vez mueve la conducta de los que nos rodean. Vivimos en sistemas, la familia es un sistema, la pareja es un sistema, el lugar del trabajo, la sociedad, son sistemas relacionales y una de las características de los sistemas es que todo lo que yo hago influye al otro y a su vez, todo lo que el otro hace me influye, aun yo no lo desee. Si mi pareja esta de mal humor, eso me afecta. Si mis padres viven peleando y soy una adolescente, eso me afecta. Así como nos afectan los problemas económicos, políticos, sociales, del país donde vivimos. Nuestra conducta influye a los otros y los afecta, así como la de ellos nos influye y nos afecta.

La pareja es un lugar de comunicación, una cosa soy yo como persona y otra es mi relación de pareja. Ese “nosotros” es un ente vivo, crece, se desarrolla. Philip Guerin, Thomas Fogarty, Leo Fay y Judith Gilbert Cauto, en su libro TRIANGULO RELACIONALES (1996) Dicen lo siguiente:

“…En el triangulo por aventura extramarital, el cónyuge que participa debe asumir la responsabilidad de su comportamiento y no alegar como excusa que había problemas relacionales preexistentes. Por otra parte, ambos cónyuges  deben asumir la responsabilidad por su participación en el proceso relacional que precedió la aventura”

Como siempre digo, cuando dos están bien no cabe un y tercero. Al menos que nos encontremos frente a un infiel compulsivo, disfuncional, “enfermizo” como el Don Juan o play boy, la mujer seductora, etc.

Las razones que llevan a una aventura son tantas como estrellas hay en el cielo, miles de factores pueden desencadenarla: crisis de mediana edad, búsqueda de comprensión, soltar la tensión que está muy alta en la pareja, etc. Lo importante es destacar que nadie lo hace para dañar al otro (solo cuando es venganza) y que todos estamos a riesgo de hacerlo. Lo que si sabemos los terapeutas es que una aventura extramatrimonial es un síntoma, un esfuerzo, por salir de la ansiedad e incomodidad generada por LOS PROBLEMAS NO RESUELTOS ENTRE LA PAREJA.

La Importancia de los Vinculos Emocionales

Es una pena el analfabetismo emocional que nos caracteriza en este aspecto, a la hora de entender la importancia de los vínculos emocionales, no solo los hombres son analfabetos. Cuando hablo de vínculos emocionales, veo en la cara de la gente interrogantes, duda, o lo que es lo mismo, no están seguros de que demonios estoy diciendo. Si es con un hombre, corre a decirme que él es un buen proveedor, que le da de todo a su mujer y a sus hijos, que su esposa anda en el carro del año, tiene casa propia, etc. Para ellos eso es tener un vínculo. Quizás si sigo preguntando hablara de sexo, dirá que la satisface sexualmente, que hace el amor con frecuencia…pero sigo viendo en su mirada que está perdido, tratando de entender que es eso del vinculo de afecto. Si estoy hablando  con una mujer inmediatamente comenzara a enfocarse en el cuidar, en el dar. Dirá que ella cuida a sus hijos y esposo, les da de comer y les limpia sus cosas, su ropa, cuarto, etc. Esta atenta a sus citas medicas, a que hacen, a sus cumpleaños, y ella quizás hable de darles afecto. Está un poco más cerca de la realidad del vinculo…pero aun no entiende lo que hace y que, de eso que hace, realmente contribuye a que exista un verdadero vinculo con sus seres amados. Crea vínculos instintivamente, pero no hay un  conocimiento de causa.

La vinculación comienza con nuestro nacimiento. Esta tiene mucho que ver con nuestra sexualidad. Somos seres sexuales desde el momento de nuestro nacimiento. Esos primeros minutos que transcurren después del nacimiento y cuando le es entregado el niño a su madre, son vitales. Ahí comienza la relación entre los dos, relación que incidirá fuertemente en la salud sexual y afectiva de ese niño. Ese contacto amoroso es lo que lograra que los niños aprendan a quererse a sí mismos, a sentirse que están a salvo, a amar la vida y a los demás.

El Trauma del Nacimiento. Otto Rank

Así podemos definir, en este caso,  la vinculación como la cantidad de conexión física y emocional que se da entre ellos. De ahí la importancia de que tan pronto se pueda luego de nacer, el niño entre en contacto con la piel de la madre. Lo ideal es que poco tiempo después de nacer, aun sin limpiar la sangre, sea puesto en su pecho, pueda escuchar los latidos de su corazón. Los mismos que escucho mientras estuvo en el útero y que le dan paz, luego de la experiencia que acaba de vivir, bastante traumática, por cierto. El nacimiento es sumamente difícil, los niños después de nacer se quedan muy ansiosos por un tiempo, es lo que Otto Rank llamo: El Trauma del Nacimiento.

Hoy sabemos que la calidad de  relación con la madre, se encuentra íntimamente ligada a la capacidad de estar cerca de un ser humano sin miedos, de confiar, de entregarse y SOBRETODO, determina la capacidad de disfrutar su sexualidad.

Es en la infancia cuando el niño percibe el elemento más importante de la sexualidad: El tacto. Por el tacto expresamos nuestro afecto, nos conectamos con otra persona y es una parte fundamental de la intimidad. Poder tocar y ser tocado en libertad, es la base de una sexualidad sana y gratificante, todo padre debe contribuir a que su hijo desarrolle esta capacidad. De hecho, varios estudios demuestran que la falta de estos estímulos táctiles provoca serios problemas en los niños. Esto fue descubierto a principio de siglo por el Dr. R. Spitz. Cuando el niño puede tocar, oler y sentir la voz y la presencia de sus padres, siente que está a salvo y que es amado. Que es deseado, bienvenido y que se le quiere. Los estímulos táctiles y la vinculación van de la mano, a mayores caricias, mayor es el vínculo.

“La asociación entre el tacto, el placer y la sexualidad, la realiza el niño durante la infancia. El estimulo táctil que ahora lo relaja, lo asociara años después con la sexualidad. Los niños aprenden que el contacto físico con otras personas es bienhechor, gracias al placer que experimentan durante sus primeros años de vida” (Como educar hijos sexualmente sanos” de J.Flowers, J. Horsman y B. Schwartz)

Crear y mantener vínculos de afecto es una destreza que debe ser comprendida y practicada por los adultos, pena que muchos vienen “viciados” de su niñez. Esto afecta su sexualidad y sus relaciones, impidiéndoles ser felices y desarrollarse.

RESUMIENDO:

1) La mayoría de las personas, sobretodo los hombres, no entienden que son los vínculos emocionales ni su importancia. Confunden vincularse con proveer cosas, comodidades, dar dinero o dar satisfacción sexual.

2) Las mujeres, más cerca de la realidad, pero aun pérdidas, creen que es solo dar y cuidar a los que aman.

3) En la infancia, la vinculación se da por el contacto físico y la conexión emocional entre el niño y su madre y  su padre. Esto es vital para su sexualidad y estabilidad emocional futura.

4) El tacto, el tocar y acariciar a otro, es fundamental para establecer vínculos emocionales y tener una sexualidad funcional.

5) Los adultos debemos desarrollar destrezas para crear y mantener vínculos emocionales, de eso depende la felicidad humana y la sexualidad integral.

La Monotonía en la Pareja

No hay dudas de que la monotonía en las relaciones de parejas es una queja común, no sólo en nuestros países, no sólo en las relaciones heterosexuales. Parece afectar a la mayoría de las relaciones, aún las homosexuales.

Dr. John Gray, Ph.D., dice lo siguiente:

“Aun con las mejores y más afectuosas intenciones, el amor sigue muriendo…La desconfianza crece. Surgen el rechazo y la represión. Se pierde la magia del amor. Nos preguntamos ¿Cómo sucede? ¿Por qué sucede? ¿Por qué nos sucede a nosotros?”

Para tratar de explicar esto se han escrito muchas páginas, pero SIGUE PASANDO a casi todo el mundo.

“Cada día millones de individuos buscan un compañero a fin de experimentar ese especial sentimiento de afecto. Cada año, millones de parejas se unen en el amor y luego se separan dolorosamente…sólo el 50 por ciento permanece casado. De aquellos que permanecen juntos, posiblemente otro 50 por ciento no se siente realizado. PERMANECEN JUNTOS POR LEALTAD Y OBLIGACION O POR MIEDO DE TENER QUE VOLVER A EMPEZAR.”

Dr. Dagmar O’Connor, Ph.D, dice lo siguiente:

“El matrimonio es la organización perfecta para evitar el sexo. Proporciona más coartadas, excusas, distracciones y tensiones para impedirnos gozar de la relación sexual que cualquier otra estructura social diseñada por el hombre”

Aun así cada día más personas se casan y la mayoría de los que se divorcian se vuelven a casar o se unen libremente. El matrimonio o la relación de pareja, sigue siendo necesaria para llenar una serie de necesidades afectivas, sociales, sexuales. Los hijos necesitan de la pareja……Claro, de una buena relación de pareja. Ni los padres ni los hijos se benefician de una pareja amargada, depresiva y poco afectiva, así sólo le estamos  mostrando un modelo errado a nuestros hijos….modelo que casi siempre COPIAN FIELMENTE.

¿Cuál sería la salida? Existen diversos puntos de vista, yo me inclino a creer que la respuesta es COMUNICACION. EL SEXO ES COMUNICACION y comunicación de verdad, visceral, no verbal, auténtica, física y emotiva. El reto es comunicarnos los sentimientos negativos y positivos, cuidarnos, NO CRITICARNOS, crecer juntos y tener el valor de cuestionarnos constantemente sobre nuestras fallas, nuestros errores y NUESTRA RELACION SEXUAL. Hablar de sexo y sobre sexo es uno de los mayores afrodisíacos que se conocen. La relación sexual es afectada por la comunicación, la sexualidad es afecto, es comunicación, entre otras cosas. Si queremos buen sexo, si queremos no caer en la monotonía tenemos que cuidar la relación. De nada nos sirven las técnicas si el deseo se ha ido por la ventana.

¿Eligió una Pareja Evasiva?

Dependiendo de cómo nos relacionamos en la infancia con nuestros padres, serán nuestras relaciones. Si este apego fue bueno, tendremos una persona segura emocionalmente. La estabilidad emocional, la seguridad, la determinan  estas primeras experiencias. Hay tres variables: personas seguras, sin miedo a la cercanía, a la intimidad o  personas evasivas y ansiosas, con serias dificultades para establecer relaciones sanas y funcionales.

CARACTERISTICAS DE LA PERSONA EVASIVA:

Se siente incómoda al mantener relaciones íntimas, le cuesta confiar y detesta la idea de depender de alguien, sea emocional o financieramente. Temen la proximidad, no se sienten a gusto con la intimidad. Sus parejas desean más intimidad de la que  pueden darles. Para ellos es muy importante la independencia y la autosuficiencia. En los momentos de estrés, tienden a buscar menos apoyo de sus parejas. Aunque se sienten mejor cuando su pareja les da su apoyo. Pero, cuanto peor se sienta su pareja menos apoyo le darán. Aunque dan poco, piden poco y huyen de la intimidad, esto no quiere decir, que  no deseen las tres cosas. Simplemente se defienden porque esperan ser rechazados tarde o temprano. Aparentan una gran capacidad para estar solos, esconde una falsa autonomía, aunque buscan la soledad, no la disfrutan.

La intimidad emocional, la comunicación de sentimientos personales, la expresión de emociones o el contacto físico les crea incomodidad y malestar. Tienden a las relaciones formales y distantes y son muy educados y amables, ya que se controlan y no muestran enfado, ira o rabia. Les cuesta  manifestar sentimientos. No soportan ver llorar o gritar a su pareja. Si encuentran razones para romper lo hacen de forma abrupta. Evita el contacto físico, los besos y las caricias le molestan. Afirman que su pareja constantemente le pide más cercanía de la que puede dar, dice que su pareja es demasiado sensible y minimiza sus reacciones o  manifestaciones emocionales.

El amante evasivo huye del compromiso no porque no lo desee, sino porque en el fondo le da pavor ser rechazado o abandonado. Muchos se casan, pero nunca se entregan del todo y,  construyen muros emocionales: se vuelcan en su trabajo, en alguna adicción o se mantienen siempre reservados y fríos. Algunos ejemplos de este tipo de barreras emocionales: Cólera, silencio, Falsa madurez, Distracciones, Infidelidad.

En algunos casos la infidelidad aparece,  cuando el evasivo se descubre dependiendo demasiado de su amada, se puede sentir en manos de su pareja, y recurrirá a una tercera para evitar sentirse vulnerable. Teme la intimidad porque ha sido maltratado en la infancia (el abandono o la distancia emocional)  y la asocia con el dolor. El evasivo, es infiel por una cuestión de alma más que de cuerpo: porque teme ser demasiado dependiente de la persona amada. Teme la cercanía física y emocional, la siente como una amenaza, pero teme también el abandono, así que necesita tener a alguien «cercano distantemente». Si su pareja es también evasiva, pero está legitimada por el matrimonio o la convivencia, se sentirá a gusto. Si su pareja no es evasiva y se cansa de esta distancia, entonces el evasivo la perseguirá en cuanto tema el abandono. Si es la pareja segura la que se marcha, no conseguirá retenerla. Pero si se trata de una pareja ansiosa se entra en un círculo vicioso.

Los adultos evasivos recuerdan a sus padres como personas frías, que tendían a rechazarles y que nunca se mostraban disponibles.

Resumen:

* El evasivo anhela una relación, pero al mismo tiempo la rechaza por miedo al abandono.

* Es distante, no sabe expresar lo que siente y termina en drogas, alcohol o adicción al trabajo.

* Por lo general asocian la intimidad con dolor, abandono. Recuerdan a sus padres como personas frías, que los rechazaban o nunca estaban para ellos.

* Usan barreras emocionales para mantener a los demás lejos y protegerse, tales como cólera, infidelidad, silencio.